¿cuál es el valor diagnostico del electrocardiograma?

048 cómo leer un electrocardiograma (ecg/ekg)

El valor diagnóstico del ECG y la ecocardiografía para la miocardiopatía hipertrófica familiar (MHF) no se ha vuelto a evaluar desde el desarrollo de la genética molecular. El objetivo del estudio fue evaluarlo en adultos, utilizando el estado genético como criterio de referencia.

Se estudiaron diez familias con mutaciones previamente identificadas (9 mutaciones en 3 genes). Se analizó el ECG y la ecocardiografía en 155 adultos, de los cuales 77 estaban afectados genéticamente y 78 no estaban afectados. Los principales criterios diagnósticos fueron, en el caso de la ecocardiografía, un grosor de la pared del ventrículo izquierdo superior a 13 mm y, en el caso del ECG, ondas Q anormales, hipertrofia ventricular izquierda y cambios marcados en el ST-T. También se analizaron las anomalías menores del ECG y la ecografía. (1) La sensibilidad y la especificidad de los criterios mayores fueron del 61% y el 97% para el ECG y del 62% y el 100% para la ecocardiografía. (2) La sensibilidad, pero no la especificidad, estaba relacionada con la edad (del 50% a < 30 años al 94% a > 50 años, p < 0,01) y con el sexo (83% en hombres frente al 57% en mujeres, p = 0,01). (3) La sensibilidad mejoró con la adición de criterios menores y con la asociación de ECG y ecocardiografía. El valor predictivo negativo fue, por tanto, muy bueno (95%) a partir de los 30 años de edad. (4) Los portadores sanos sin ninguna anomalía en el ECG o la ecocardiografía representaban el 17% de los adultos afectados genéticamente.

¿cómo saber si un ecg de esfuerzo es positivo?

Las complicaciones cardíacas se producen en el 78% de los pacientes con la enfermedad de Fabry y se caracterizan principalmente por una alta frecuencia de hipertrofia ventricular izquierda resultante de una acumulación de GL3 en los cardiomiocitos. Aparte del cribado familiar, la hipertrofia ventricular izquierda es un factor importante en el diagnóstico de la enfermedad de Fabry. Esta hipertrofia ventricular izquierda suele ser concéntrica y homogénea, pero también puede ser asimétrica e imitar los patrones observados en las llamadas miocardiopatías hipertróficas familiares causadas por mutaciones en los genes de las proteínas del sarcómero. Se ha sugerido el electrocardiograma como herramienta de cribado de la enfermedad de Fabry. El análisis del intervalo PQ sería interesante. Incluso se ha propuesto un algoritmo para diferenciar la enfermedad de Fabry de la amiloidosis con una excelente sensibilidad y especificidad. El único criterio de hipertrofia ventricular izquierda utilizado en todos los estudios es el índice de Sokolov-Lyon, pero este índice tiene muchas limitaciones y no parece ser discriminatorio para la enfermedad de Fabry. Otros criterios validados de hipertrofia ventricular izquierda, como el índice de Cornell, Lewis, Gubner o la puntuación de Romhilt-Estes, nunca se han probado en la enfermedad de Fabry. El objetivo principal de nuestro estudio es evaluar el valor diagnóstico de diferentes puntuaciones electrocardiográficas de hipertrofia ventricular izquierda en la enfermedad de Fabry.

Ad8232 sensor analógico de frecuencia cardíaca/sensor de ecg de una sola derivación

La mejor técnica de imagen disponible para la detección de un infarto de miocardio (IM) previo es la resonancia magnética cardíaca (RMC) con realce tardío de gadolinio (LGE). Aunque el electrocardiograma (ECG) sigue desempeñando un papel importante en el diagnóstico del IM previo, el valor diagnóstico del ECG sigue siendo incierto. Este estudio evalúa el valor diagnóstico del ECG en la evaluación del IM previo.

En este estudio retrospectivo, se recopilaron los datos de los archivos electrónicos de los pacientes de 1033 pacientes que se habían sometido a una RMC con RTG entre enero de 2014 y diciembre de 2017. Tras la exclusión de 59 pacientes, se analizaron los datos de 974 pacientes. Los ECG de doce derivaciones fueron cegados y evaluados en busca de signos de IM previo por dos cardiólogos por separado. Los desacuerdos en la interpretación se resolvieron mediante el juicio de un tercer cardiólogo. Los resultados de la RMC con RTG se utilizaron como patrón de oro.

La sensibilidad del ECG en la detección del IM fue del 38,0%, con un intervalo de confianza (IC) del 95% del 31,6 al 44,8%. La especificidad fue del 86,9% (IC del 95%: 84,4-89,1%). El valor predictivo positivo y negativo fue del 43,6% (IC del 95%: 36,4-50,9%) y del 84,0% (IC del 95%: 81,4-86,5%) respectivamente. En 170 ECG (17,5%), los dos cardiólogos discreparon sobre la presencia o ausencia de IM. La variabilidad inter-observadores fue moderada (κ 0,51, IC 95% 0,45-0,58, p < 0,001).

Sensor mysignals ecg (electrocardiografía)

Los criterios de exclusión incluían situaciones clínicas que pudieran dar lugar a una inversión de la onda T en una derivación aVL secundaria y/o a una depresión del segmento ST del análisis, como el bloqueo de rama izquierda o derecha, la estenosis aórtica, la hipertrofia y la distensión ventricular izquierda y los ritmos ventriculares marcados.13

Los ECG se registraron en formato de 12 derivaciones a una velocidad de papel de 25 mms y se calibraron correctamente. Los datos detallados de los ECG de 12 derivaciones fueron interpretados por cardiólogos de alto nivel que no conocían los resultados. Se puso especial interés en registrar los cambios del ST-T y los Qs patológicos sugestivos de EAC, centrándose más en la dirección de la onda T en la derivación aVL. Las ondas T en aVL se clasificaron en uno de los 3 grupos, vertical, plana o invertida y la depresión del segmento ST como isoeléctrica o deprimida.

Se obtuvo un consentimiento informado de cada paciente antes del procedimiento. Se seleccionó la vista angiográfica que mostraba el mayor grado de reducción del diámetro luminal del segmento coronario estenosado. Los criterios para la elección del ángulo de visión óptimo incluían la eliminación del solapamiento de los vasos y la minimización del escorzo del segmento. Los angiogramas coronarios fueron analizados por un cardiólogo intervencionista. Se definieron la arteria coronaria principal izquierda (LM), la LAD, la circunfleja izquierda (LCX), el Ramus Intermedius (RI) y la arteria coronaria derecha (RCA) con todas sus ramas y se trazaron en la hoja de datos. La lesión ostial se definió como la lesión que afectaba al origen del vaso y o a menos de 3 milímetros (mm) del origen. La ADA proximal se definió como el segmento de 3 mm desde el origen de la ADA hasta la primera rama diagonal (D1), la ADA media desde D1 hasta la segunda rama diagonal (D2) y el segmento distal de la ADA fue más allá de D2. El VIX proximal se definió como el segmento situado 3 mm después del origen del VIX hasta la primera rama marginal obtusa (OM1), el VIX medio desde la OM1 hasta la segunda rama marginal obtusa (OM2) y el VIX distal era el segmento más allá de la OM2. La ACR proximal 3 mm desde el origen de la ACR hasta la rama ventricular derecha, la ACR media desde la rama ventricular derecha hasta la bifurcación de la ACR y la ACR distal era el segmento más allá de su bifurcación.

Acerca del autor

Camila Martínez

Entusiasmada de las nuevas tecnologías y de todo lo que tenga que ver con los avances de la ciencia. Creadora de este blog de comparativas y reseñas de productos para ayudar a quien no se aclare a la hora de comprar entre mil opciones. Gracias por leerme!

Ver todos los artículos